Asesinato en la Torre Eiffel

Por Revistamujer.es
Asesinato en la Torre Eiffel

Para esos resúmenes de lectura de clase, de alumnos de entre 5º y 6º de primaria, va dedicado este resumen por capítulos, de esas fascinantes historias de “Agatha Mistery”. Sabemos que lo recomendable es leer y aprender de ello. Comprender y resumir los leído, pero sabemos que muchos de estos chicos lo dejan todo para el último momento y queremos hacer esta aportación, para que no les suspendan comprensión lectora. ¡Pero que no sirva como excusa ehhh!….

Asesinato en la Torre Eiffel

Autor: Steve Stevenson

Ilustraciones: Stefano Turconi

Colección: Agatha Mistery

Personajes: Agatha, Larry, Mr. Kent, El gato Watson y Gaspard, hermano de Larry. Que es pintor bohemio que vive en una buhardilla de Paris.

Misión: Resolver el asesinato de un importante diplomático ruso (Vasili Prochnov) en el restaurante de la Torre Eiffel. Sus últimas palabras “Rosa Roja”.

Prólogo.

Empieza la investigación.

Larry se iba de vacaciones a Francia a casa de su hermano Gaspard. Decidió que no se iba a llevar ningún aparato de detective pues iba a descansar. Su prima Agatha, el mayordomo míster Kent y el gato Watson ya estarían allí.

1. El estudio de Gaspard.

El padre de Larry se había casado muchas veces y su hijo mayor era Gaspard. Tenía veinte años y pintaba en la prestigiosa academia Belle Epoque en Paris.

Una vez estuvieron todos en su casa, Gaspard decidió que iba a pintar a cada uno de ellos.

2. El restaurante colgado del cielo.

Larry les dice a todos menos a su hermano, que aunque están de vacaciones en realidad tienen que resolver un caso. Agatha le preguntó cómo le habían dado un caso de asesinato, no era normal. Este les dijo que en realidad estaba trabajando en nombre del agente VM60, les dijo que el destino quiso juntarlos a los dos en la estación de tren, este sufrió un accidente allí mismo (se rompió la pierna) y él lo tenía que resolver en su nombre o le suspendería en las clases de detective. Le pidió que no se quitase las gafas que llevaba puestas, pues tenían unos visores especiales que recogían datos, le insistió mucho en que no se las quitase ni para dormir.

Agatha empezó a ver qué información tenían. La víctima era Vasili Prochnov, diplomático ruso de sesenta años que trabajaba en la embajada de Paris.

El escenario del crimen, el restaurante Jules Verne en el segundo piso de la Torre Eiffel. Dicen, que fue envenenado en el vino. Habían detenido al sommelier, pero Agatha estaba convencida de que no había sido él. Era más probable que el asesino fuera un cliente del restaurante. Nadia sospecho que había sido un asesinato hasta dos horas después de su muerte. En el sofisticado aparato de detective de Larry, descargaron el archivo de sonido del teléfono del asesinado.

3. De un lado para otro en metro.

Lo único que dijo antes de morir fue “Rosa roja”. Podríamos ver las imágenes del video de vigilancia, dijo Larry. Pero seguro que las tenía la policía. Agatha descubrió algo en el periódico y en las fotografías. Los demás le preguntaron qué era lo que veía en ellas y está contesto que habían sido vendidas a Le Fígaro por la misma agencia y los más importante de todo era… ¿Qué hacía un paparazi en el restaurante? Irían a buscar al autor de las fotografías.

Necesitaban una estrategia para que el fotógrafo les recibiera, así que se inventaron que iban del Times de Londres y que querían la exclusiva de su reportaje. Este les dijo que ya había vendido las fotos por un bien pellizco. Agatha les pidió ver todas las fotografías que había hecho y el fotógrafo les comentó, que estaba allí, porque había recibido un soplo de que un famoso visitaría esa noche el restaurante, así que colocó la cámara en modo automático y se alejó. Cuando escucho los gritos de la gente cogió la cámara.

Mientras Larry con sus súper gafas hizo un registro de todas la casa y de las fotografías.

Habían visto tres rosas rojas, debían empezar por una de ellas y el primero fue un chico llamado Adrien Lacombe.

4. El gran desafío.

Adrien Lacombe nació en Marsella hace veintisiete años, delincuente con algunas condenas por peleas. Su talento como boxeador le había salvado de ser un delincuente. Fueron a verle y estaba entrenando. N les gusto verlos y menos ver que eran un adulto acompañado de niños. Tenía una rosa tatuada en el cuello.

Agatha intentó llamar su atención diciéndole que porque no boxeaba con Míster Kent. A Adrien le pareció gracioso, pero fue derrotado enseguida, así que accedió a responder sus preguntas.

Él estaba cenando con su representante, y el diplomático se metió con él por su forma de vestir, diciendo que ya permitían entrar a cualquiera. Después de escuchar su declaración Agatha le descartó enseguida, ya que un matón como él no utilizaría veneno para matarle.

Agatha sospechaba que el veneno utilizado tenía que ser Estricnina (veneno para ratas). Agatha decidió que era el momento de visitar a la siguiente rosa, el hotel Coeur Amoureux en busca de John Radcliff y Marlene Dupont.

5. Suelos rotos.

Llegaron al Hotel y preguntaron por John Radcliff y la señorita Marlene Dupont. John era abogado y se iba a prometer con Marlene, pero en la cena, le dio el anillo de compromiso y una rosa roja y está se fue llorando diciendo que no estaba preparada.

Otro fracaso John estaba claro que tampoco era el asesino, ahora buscarían a Madame Pigafette.

6. Aperitivo con crimen

La última rosa roja era Roxanne Pigafette, soltera de cincuenta años, crítica culinaria para la guía Michelin. Agatha le pidió a Larry nuevamente que activara sus gafas tal y como lo habían hecho con todos los sospechosos sin que hasta el momento hubieran conseguido nada. Sin andarse con rodeos Agatha le preguntó a Roxanne como podía influir un asesinato en el restaurante, si por este motivo podían llegar a quitarle las estrellas Michelin.

La verdad que Roxanne tenía todas las papeletas para ser el asesino, ya que tenía un hermano chef que trabajaba en el eterno rival de Jules Verne. Roxanne, se enfadó mucho al comprobar que la estaban acusando del asesinato para favorecer a su hermano. En ese momento Míster Kent se fue a meter un canapé en la boca y Larry le gritó que estaba envenenado, que había comprobado con las gafas que en la casa había resto del veneno utilizado en el asesinato.

Agatha comprobó que dicho veneno era para cucarachas que por lo visto infectaban la casa de Roxanne y que esté no mataba a las personas. Roxanne les comentó que lo único sospechoso que vio en el restaurante era una chica parisina elegante vestida como para una cita. En ese momento a Agatha se le encendió la bombilla……estaba claro…. Marlene, tenía una tienda de sombreros justo enfrente de la embajada rusa.

7. Juegos de palabras.

Conclusiones de Agatha….

Marlene espero hasta ver que vino iba a tomar el diplomático para poner el veneno en la copa. Tenían que averiguar si Marlene era una espía. Buscaron en su base de dados y nada y de repente cayeron en la cuenta debían buscar el nombre de rosa roja escrito en cirílico y allí apareció, pero estaba codificado. Consiguieron descifrarlo y apareció toda la información de un famoso espía ruso desaparecido en los años ochenta llamado Serguei, que para deshacerse de él, el diplomático asesinado le mandó lejos. Este hombre era el padre de Marlene.

8. Terror en los tejados.

Llegaron hasta la tienda y se colaron en ella, menos Míster Kent que esperaría en la puerta de la trastienda. Se encontraron con Marlene y está huyó por el tejado, la siguieron. Una vez allí Marlene les dijo que le mató por venganza, que no se fue del restaurante porque quería que su cara fuera lo último que viera antes de morir, para recordarle lo que él hizo con su familia.

La cosa estaba muy fea, pero por suerte y sin saber cómo, llegaron refuerzos de las fuerzas especiales francesas y no tuvo más remedio que rendirse.

Se preguntaban cómo era posible que se hubiera desplegado tanto agente y descubrieron que gracias a las gafas de Larry, que en todo momento estaban transmitiendo lo que pasaba, el Agente VM60 desde el hospital había mandado dichos refuerzos.

Epílogo. Misión Cumplida.

Todo había sido cuestión de suerte. Si el señor Radcliff no hubiese usado una rosa roja para declararse nunca hubiesen llegado hasta Marlene.

 

Trabajo cedido por Sandra Rubio.

En sección Rincón de la lectura por Revistamujer.es

Deja tu comentario

Te informamos que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Tutiempo Network, S.L. como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Tutiempo Network, S.L.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Copyright © 2018 Tutiempo Network, S.L. | Aviso Legal y Protección de Datos | Política de cookies | Contactar